Celda de Seguridad

La celda de seguridad fue construida con mallas superpuestas, arcilla y geo membrana de alta densidad. Todos estos materiales con altos estándares de calidad y bajo impacto ambiental. El objetivo de la impermeabilización es que no exista ningún tipo de contaminación directa o lixiviado al suelo o al acuífero/aguas subterráneas.

Disponemos de la celda de seguridad con la mayor capacidad del país y altos estándares técnicos. Además, con el objetivo de recolectar posibles lixiviados, el diseño de la misma fue estructurado con un sistema de espina de pescado y cajas para almacenarlos en caso de que se generen. Finalmente, como medida adicional preventiva, tenemos chimeneas que servirían para liberar vapores naturales del proceso a la atmósfera.

La disposición de los residuos en la celda de seguridad, se da dependiendo de las características de los mismos y que no pudieron ser gestionados con otro tipo de proceso como la Incineración.

Antes de ingresarlos, atraviesan por un proceso de estabilización química, fijación y solidificación y encapsulamiento con concreto para ciertos tipos de desechos, lo que garantiza la disminución del potencial de peligrosidad de los residuos.

Una vez alcanzada la estabilidad, estos se confinan en pisos a un mismo nivel, se compacta el área donde se los ubica y se continua con los siguientes pisos de manera segura y eficiente para una correcta disposición final.

Residuos típicos para estabilización y disposición en celda de seguridad:

Polvos de acería, material contaminado con metales pesados Plomo (Pb), Cromo (Cr), Níquel (Ni), Cobre (Cu), Cadmio (Cd), mercurio metálico (Hg), resinas vinílicas,  cenizas de combustión, sustancias ácidas y alcalinas (básicas), pilas y baterías (Níquel (Ni) y Cadmio (Cd), reactivos químicos, blísters, material peligroso de construcción (asbesto, amianto), etc..

¿Necesitas ayuda en la gestión de residuos peligrosos?

Ir arriba