Gestión de residuos peligrosos y especiales en los talleres mecánicos
´Gestión residuos peligrosos y especiales

Fecha

¿Por qué es importante una adecuada gestión de residuos especiales en talleres mecánicos? Consorcios automotrices, como otros centros de servicio, producen residuos, tanto peligrosos como sólidos urbanos, producto de las actividades que realizan.

En estas actividades se utilizan sustancias consideradas peligrosas, como combustible y aceites, que al desecharse sin un proceso adecuado da paso a un residuo peligroso y contaminante que debe ser manejado, almacenado y dispuesto en favor de la preservación del medio ambiente y salud del ser humano. 

¿Cómo funciona la gestión de residuos en talleres mecánicos?

La gestión de residuos peligrosos en talleres mecánicos consta de un plan de acción para impedir que los desechos generados contaminen el medio ambiente. 

Una situación que se da en el día a día en los talleres automotrices, es cuando una superficie que está con partículas de aceite es lavada con agua, puede que la zona se vea limpia, sin embargo, el residuo químico pasa a los conductos de agua, contaminando el medio ambiente. 

La correcta gestión de residuos peligrosos en talleres mecánicos tiene como objetivo suprimir este tipo de prácticas, proponiendo soluciones más efectivas y sostenibles. 

¿Qué tipos de residuos se generan en los talleres mecánicos?

Los residuos que produce un taller automotor, se clasifican según su peligrosidad y tratamiento. 

De esta manera, los desechos más dañinos son el aceite de motor, el aceite de transmisión y aquellos líquidos destinados a la transmisión y frenos. 

Los residuos más peligrosos, por el impacto ambiental que generan, es el caso de vertido y contacto con el medio ambiente son los siguientes productos:

  • Disolventes halogenados
  • Botes de aerosol vacíos
  • Envases plásticos y metálicos
  • Polvo de lijado
  • Productos de limpieza de herramientas

Otro residuo muy habitual son los neumáticos usados.

¿Qué hacer con los desechos en los talleres mecánicos?

Los procedimientos a realizarse dependen básicamente de cada tipo de residuo. 

En el caso del aceite de motor y el aceite de transmisión de la caja, se recomienda el almacenamiento en contenedores para este tipo de desechos.

Estos contenedores homologados deben almacenarse en un lugar cubierto tipo galpón, con piso impermeabilizado y alejado de productos inflamables y con su respectivo etiquetado para impedir el contacto con la lluvia.

Mientras que para los productos que son utilizados para el mantenimiento de vehículos y que son vertidos en el piso impermeabilizado,  deben ser absorbidos y limpiados con materiales absorbentes, entre uno de ellos puede usarse la sepiolita.

En cuanto a la gestión de neumáticos usados, el proceso para el tratamiento de este residuo, es triturarlo para obtener pequeñas partículas de un tamaño menor a 10 cm. Una vez realizado este proceso, el material es tratado con una empresa aliada para su coprocesamiento y revalorización.

Incinerox es un especialista en la gestión de residuos especiales y peligrosos generados en la industria automotriz, gracias a una inversión en tecnología, maquinaria y procesos que van alineados a la preservación del medio ambiente.

Importancia de una correcta gestión ambiental y de manejo de residuos en talleres mecánicos

Una correcta gestión ambiental plantea cómo deben tratarse los residuos sólidos, líquidos, reciclables y de otros tipos en el taller automotriz. 

La normativa ambiental del Ecuador así como las regulaciones locales, municipales y provinciales,  dictan que toda actividad productiva entre ellas los talleres de servicio automotriz debe contar con el correspondiente permiso ambiental y una gestión adecuada de los desechos y cumplir con las demás obligaciones establecidas por ley. 

Asimismo, los talleres deben contemplar las siguientes actividade mínimas:

Disponer de la autorización correspondiente de la autoridad competente en materia de medio ambiente.

Almacenar los residuos correctamente en un área específica del establecimiento.

Separar los residuos según su tipología en contenedores y bidones homologados.

Etiquetar e identificar  cada contenedor.

No realizar vertidos en el alcantarillado público, ni desechar el residuo en contenedores no habilitados.

Conclusión

Una vez que los desechos de aceite, baterías o neumáticos están separados, etiquetados y adecuadamente almacenados, el taller automotriz debe ponerse en contacto con centros de gestión de desechos peligrosos y especializados, certificados por el Ministerio del Ambiente, para iniciar con la recolección y tratamiento de los mismos.

La participación de un gestor ambiental certificado, asegura la correcta gestión e incluso reutilización de algunos de los residuos.

Hoy en día, los consumidores prestan mayor atención al medio ambiente, y algunos de ellos deciden su compra en función del plan y respeto que demuestra el taller automotriz para el cuidado del medio ambiente.
Incinerox pone a su disposición herramientas y asesorías para que su taller automotriz cumpla con la normativa legal actual y ambiental para así evitar cualquier tipo de sanción económica y legal.

Más
artículos

Ir arriba