¿Cómo debe ser construido una celda de seguridad para la adecuada gestión de desechos peligrosos?

Fecha

La celda de seguridad es una obra de ingeniería que está integrada por una o más celdas de seguridad diseñadas para disponer desechos peligrosos. Además, cuenta con infraestructura y obras complementarias para garantizar el control de los daños ambientales y la protección de la salud de la población.

El relleno de seguridad es la unidad básica de un relleno de seguridad, diseñada para confinar desechos peligrosos estabilizados y compatibles, que involucra métodos y obras de ingeniería, que tienen como propósito controlar la contaminación provocada por la disposición de los desechos peligrosos, evitando que estos se dispersen y puedan generar problemas de salud y daños ambientales.

Los desechos peligrosos que se destinan a la modalidad de disposición final en un relleno de seguridad, son aquellos que una vez verificado el principio de jerarquización de residuos, se determinan que tienen características y condiciones que no garantizan un adecuado acondicionamiento para otras modalidades, por lo que deben ser destinadas a una celda, algunos de estos desechos son aquellos con metales pesados, sustancias extremadamente ácidas, alcalinas o tóxicas, reactivos químicos, blíster, material peligroso de construcción (asbesto, amianto), pvc, entre otros.

Características de construcción de la celda

Para la construcción de un relleno de seguridad se deben tomar en cuenta las siguientes particularidades:

  • Requisitos para la ubicación de un relleno de seguridad.
  • Estudios previos para el diseño de un relleno de seguridad.
  • Requerimientos para el diseño y construcción de un relleno de seguridad.
  • Un sistema para el control de lixiviados y agua pluvial.
  • Método para el control y evacuación de gases y vapores.
  • Requisitos para el diseño y construcción de obras complementarias.

Requisitos para la ubicación de una celda de seguridad

Es imperativo analizar factores clave, para escoger la ubicación de un relleno de seguridad, conforme lo establece la normativa ambiental, entre los principales son: Que no se encuentren en áreas sensibles como bosques protectores, zonas de amortiguamiento, humedales, páramos, en líneas de inundación, taludes inestables, fallas geológicas, precipitación pluvial media anual mayor a los 3000 mm de agua, entre otras.

Estudios previos para el diseño de una celda de seguridad

Para la determinación del sitio y diseño adecuado se debe contar con información técnica relevante que garantice que el lugar escogido es idóneo con el menor riesgo posible para el ambiente y el ser humano, mediante una serie de estudios de carácter técnico, entre los principales: 

Estudio topográfico, geológico regional, geológico local y geofísico, sísmico, hidrológico, climatología e hidrología superficial, geotécnico, estudios de laboratorio,estudio del área de influencia del proyecto, estudio de riesgos de las actividades ubicadas en el área de influencia directa social.

 En el terreno se debe preparar un área que sirva de base para el levantamiento de la celda o trinchera. En algunos casos existen árboles pequeños en etapa de crecimiento, estos deben ser removidos y trasplantados a otra área para darles usos como la creación de la cortina vegetal del predio. 

 Para que la preparación del terreno sea exitosa se recomienda no realizar esta actividad en épocas de lluvias.

Impermeabilización de terreno

El objetivo de la impermeabilización es que no exista ningún tipo de contaminación directa (filtración) con aguas subterráneas y el suelo mismo. Toda celda de seguridad debe estar situada y diseñada para garantizar la protección del suelo, subsuelo, agua superficial y subterránea. También, debe cumplir con una captación y extracción eficiente del lixiviado. Esta protección debe realizarse mediante un sistema de impermeabilización mixto, compuesto por tres elementos: i) barrera geológica natural de 5 m de espesor como mínimo y un coeficiente de permeabilidad (K) menor o igual a 1X10-9 m/s o capa mineral de 1 m de espesor como mínimo, ii) geomembrana de polietileno de alta densidad con un espesor mayor o igual a 2 mm y iii) capa de geotextil, que debe colocarse sobre la geomembrana.

Drenaje pluvial y lixiviar

La operación de la celda de seguridad se puede ver afectada debido a las aguas de lluvias que caen sobre las áreas vecinas que podrían escurrir a la celda. Es de suma importancia canalizar el agua a través de una canaleta perimetral fuera de la celda de seguridad para evitar filtraciones que entren en contacto con los residuos peligrosos.

Además, bajo tierra en la celda de seguridad se debe realizar una conexión de colectores y subcolectores  para que el lixiviado tenga salida hacia pozos de control y capacitación.

Evacuación de gases y vapores

La celda de seguridad debe contar con ventilación natural o forzada. En los casos de ventilación forzada, debe tener una capacidad de recepción de por lo menos seis cambios de aire por hora.

La celda de seguridad debe contar con una red de colectores, subcolectores y ductos de ventilación para captar y evacuar los gases y vapores. La red de colectores y subcolectores debe ser independiente, sin ninguna conexión con otro sistema.

Techo provisional de la celda de seguridad

En temporadas de lluvias, la celda corre un riesgo de inundarse si es que no se toman medidas preventivas. Los rellenos de seguridad deben disponer durante la vida útil de cada celda de seguridad, de sistemas de cubierta que eviten la entrada del agua pluvial, para lo cual se podrán utilizar entre otros: techos móviles, techos livianos o cubiertas temporales de polietileno de alta densidad. 

Conclusión

Incinerox dispone de la celda de seguridad con la mayor capacidad del Ecuador y altos estándares técnicos. Esta ha sido construida con materiales con altos estándares de calidad para tener un bajo impacto  con el medio ambiente y precautelar el entorno ambiental, así  como la integridad de la zona de influencia.

Más
artículos

Ir arriba